miércoles, 7 de octubre de 2015

>>II<< >


Olvidar nos resulta costoso, constantemente olvidamos, desde lo más simple y cotidiano, hasta quienes somos.

Tratando de dilucidar porque olvidamos ciertas cosas sean estas pensamientos, actos o palabras, personas, sentimientos y sin embargo recordamos otras, uno va descubriendo que la cosa es más complicada de lo que parece a simple vista al darnos cuenta como procesamos la información; nuestros sentidos arman una realidad subjetiva en base a la información que obtienen del entorno que el  cerebro ordena y nos presenta para darle un sentido y significado, sólo que en lugar de verla por la pantalla de un monitor por ejemplo en una computadora, esta realidad subjetiva la podemos oler, ver e incluso tocar, pero no deja de ser una interpretacion.

Esta sería la parte de nuestro "hardware" de nuestros cuerpo, y como sabemos todo hardware necesita de un "software" que en nuestro caso esta constituido de un paradigma y muchos arquetipos es decir nuestra cosmovisión y nuestras creencias que se apoyan en esa cosmovisión. Por ejemplo nuestros abuelos se sorprenden de los avances tecnológicos que tenemos actualmente sin embargo se sorprenden con algunas actitudes que parece que se van degradando con el tiempo y ciertos comportamientos que antes parecerían inaceptables hoy parecen lo más común o un "mal de nuestro tiempo" de los que a veces no analizamos su origen o causa.

Es decir su forma de ver el mundo es diferente ya que es influenciada por esa cosmovisión (paradigma) ¿Que tanto lo esta nuestra visión? ¿Que tanto nuestro punto de vista acerca de cierto acontecimiento es realmente auténtico y no la suma de impulsos y comportamientos aprendidos generados automáticamente? ¿Formamos nuestra cosmovisión o nos es implantada? 


Además estamos acostumbrados a no relacionar la información por ejemplo podemos pensar que la economía no tiene que ver con la política o la ciencia con la religión, todo lo analizamos por separado como si nada tuviera que ver con nada y las cosas sucedieran al azar, por casualidad.



Pero el defecto más grande que tenemos en nuestro software es la multipersonalidad, y el desconocimiento de la misma. Es como si de nuestro cuerpo constantemente se adueñaran distintas personas muy diferentes entre si, si hoy las condiciones son "favorables" decides emprender alguna meta, lo ves todo color de rosa y estas contento, pero quizás mañana las condiciones cambien y tambien tu meta, tu versión optimista deja el mando a la pesimista y ya no le encuentra sentido a lo que ayer te parecía buena idea. Creemos que somos los mismos, pero si analizamos bien algo ha cambiado y pasado algun tiempo seguramente ni lo recordemos. Tal vez en el futuro si volvemos a estar contentos recordaremos nuevamente esa meta y tal vez la intentemos retomar pero en cuanto otro "yo" tome el mando la dejemos nuevamente, dejando a la deriva la meta, así como a nosotros mismos.

Por que una de las formas más sencillas de que un yo cambie a otro es cambiando el ánimo de una persona a través de las emociones ¿será casualidad entonces el amarillismo en la mayoría de los noticieros, o la violencia en las películas o videojuegos? 

De esta forma vamos olvidandonos de a poco, por que los recuerdos que llegamos a tener es cuando todos nuestros "yoes" estan unificados en uno mismo, cuando se es consciente y la mente no se encuentra en un añorado pasado o en un angustioso futuro si no en el presente VIVO. De esta forma vemos tambien que la creencia de que somos conscientes es eso una creencia, a lo mucho a veces llegamos a ser concientes, es decir concientes del entorno, pero no de nosotros mismos, actuando impulsivamente en base a estímulos externos, creyendo que surgen por voluntad propia.


Por eso es tan importante cuestionar sobre todo a uno mismo y discernir la información que nos llega de fuera y la manera que afecta nuestro interior.

Recordar muchas veces no es sencillo, por las heridas aún abiertas que pueden haber dejado ciertos acontecimientos y que en algunas ocasiones puede ser necesario sanar y soltar para que cicatricen de una vez por todas o simplemente por que algunos recuerdos se perdieron en el mar de la mente, pero no hay que olvidar que el que olvida puede que este condenado a repetir su historia.Y para saber hacia donde se va es necesario recordar de donde se viene.

Recordar que todo tiene un por que y que aunque duro haya sido el cambio te ha permitido que hoy tú estes aqui. 







2 comentarios:

  1. Sentir el perdón y por otro lado recordar desde la razón, sin mezclar. Sin intelectualizar emociones, ni leer emocionalmente pensamientos.
    Gran labor, por cierto. Gran artículo. Muchas gracias Pavel.

    ResponderEliminar