viernes, 2 de febrero de 2018

¿Recuerdas quien fuiste mañana?



Un buen amigo me sugirió transmitir una idea sin explicaciones confusas (por que soy bastante enrollado a veces) y mejor hacerlo en forma de experiencia vívida. El tema es un calendario un concepto íntimamente relacionado al tiempo.

Un calendario nos ayuda básicamente a ponernos de acuerdo con otros seres humanos para quedar a tomarnos un café ¿para que otra puede servir? :-). 

Fuera de bromas un calendario al igual que un reloj en lugar de ser herramientas de la cuales hechar mano se convierten en nuestros peores carceleros, mejor dicho los convertimos. Nosotros mismos nos atormentamos por algo que ni siquiera entendemos, el  tiempo.

Vivimos pendientes de fechas, números  y cifras...¿cuantos años tienes?, ¿ya te casaste? y ¿cuantos hijos tienes? y ¿A que edad te jubilas?. Respuestas todas carentes de real significado y que solemos preguntar de forma mecánica y sin realmente importarnos lo que la otra persona diga.  Sin embargo si sabemos que en muchas ocasiones lo que más vale la pena no se puede cuantificar.

Cuando estamos entregados a la experiencia, ¿que coños nos importa la hora?. Cuando estamos con la gente que amamos, cuando hacemos el amor, cuando nos reímos hasta quedar agotados, cuando estamos tan concentrados en eso que nos apasiona que el tiempo y el espacio se funden y sólo vivimos.

Esperamos fechas para cambiar, para accionar, para ser felices, para...todo. "En mi cumpleaños seré feliz", "Cuando me jubile haré lo que me gusta", "Cuando sea millonario", "Cuando tenga 50 ahora si hago ese viaje", "En Navidad le pido disculpas", "Cuando este muerto le lloraré y me lamentaré por no haberle dicho cuanto la amo o lo amo", estamos tan desconectados de nuestro insitnto que dejamos que un calendario o un reloj dicten lo que tenemos que hacer y cuando ¿cuando hemos visto a una parvada de aves ver su reloj para saber cuando tienen que emigrar? Nunca y sin embargo lo hacen. ¿Por que muchas veces lo que llamamos estaciones ni siquiera coinciden con la fecha que dice el calendario?, ¿por que si todos dicen que a determinada edad debería sentirme realizado en base a las posesiones que haya acumulado, no lo estoy?. Es simple por que el tiempo se mide por acontecimientos no por fechas.

¿Y si te dijera que el futuro ya existe?,  ¿Me creerías?. ¿Te has dado cuenta que antes de que hagas algo primero lo piensas? y si dices "ey mira que a veces soy tan bruto que a veces sólo reacciono sin pensar" lamento decirte que no es así, tal vez puede que no seas consciente de tu pensamiento pero siempre hay un pensamiento antes de la acción. 

¿Que futuro quieres crear, que futuro quieres para ti y los tuyos, para tu planeta? ¿Lo recuerdas?. Los recuerdos son la proyección de nuestra consciencia y tú puedes recordar el pasado pero también el futuro, no lo hacemos no por culpa del calendario, pero si de la programación a la que nos somete. Estando en el pasado o en el futuro nos perdemos ese instante que los amalgama y que solemos desperdiciar groseramente: el presente.

Este momento (no importa el día o la hora en que leas esto) es un buen momento para que recuerdes ese futuro por que ya existe, ya estuviste ahí, sólo debes recordar y tomar las desiciones que te llevarán ahí cuando tu corazón te lo diga. 

El tiempo somos nosotros y el futuro nos pertenece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario